Una tesis doctoral defendida en la ULE propone el uso de bioaceites como alternativa al petroleo

El teniente de la ABA Javier Gutiérrez Bravo, aboga por la reducción del uso de combustibles fósiles para mantener el entorno y propiciar un desarrollo sostenible.

Unas semanas después de que se cerrase en Madrid la COP-25 (Cumbre del Clima de la ONU), en la que los negociadores solo han podido acordar un débil llamamiento a los países a realizar esfuerzos más ambiciosos contra el cambio climático, el Campus de Vegazana acogió el pasado 18 de diciembre la lectura de una tesis del Programa de Doctorado de Ingeniería de Biosistemas de la Universidad de León (ULE), que involucra además a la de Extremadura y a la Academia Básica del Aire, que ofrece el uso de biocombustibles como alternativa al petróleo, y que podría constituir una importante aportación para colaborar con el desarrollo sostenible y la reducción de los gases de efecto invernadero.

El autor de la investigación, teniente de la Academia Básica del Aire en la Virgen del Camino, Javier Gutiérrez Bravo, defendió con éxito una tesis titulada ‘Aprovechamiento de bioaceite pirolítico en motores a reacción, motores diesel, calderas y bioexplosivos’, de la que ha sido tutora la profesora de la ULE Ana Isabel García Pérez, con la codirección de Juan Félix González González y Carlos Alberto Galán González, ambos de la Universidad de Extremadura.

El estudio desarrollado se centró en la elaboración de biocombustible de biomasa residual (obtenida como subproducto de otros aprovechamientos y que no interfiere en el consumo humano), a través de un proceso de pirolisis de cardo y gasificación industrial de orujillo de aceituna, que genera bioaceites con menores tasas de polución que otras alternativas energéticas.

  • RENDIMIENTOS SIMILARES A LOS DE LOS COMBUSTIBLES FÓSILES

Los bioceites fueron tratados para mejorar su poder calorífico y miscibilidad, y también para reducir su viscosidad, y luego fueron objeto de pruebas en diversas máquinas térmicas que usan combustibles derivados del petróleo (queroseno, gasóleo y fuel óleo).

Las pruebas confirmaron la viabilidad del uso de los biocombustible pirolíticos obtenidos para aumentar el alcance posible de fuentes de energía alternativas al petróleo en diferentes medios de transporte (aéreo, marítimo y terrestre), además de explotaciones industriales (máquinas térmicas industriales y calderas), y otros usos energéticos (turbinas de co-generación y generadores diésel), ampliando su empleo incluso para la sustitución total de combustibles fósiles en la fabricación de explosivos ANFO con base biológica para minería y voladuras civiles.

Es importante destacar que los resultados son satisfactorios, de manera que el desempeño de los biocombustibles desarrollados se acerca al ofrecido por el combustible fósil en la mayoría de los casos, lo que abre la posibilidad de reducir el uso de éstos últimos en la medida de lo posible, para así colaborar en el mantenimiento del medio ambiente y fomentar un desarrollo sostenible.

Para evitar que la utilización de este bioaceite pueda afectar a la fiabilidad de las mecánicas, provocando posibles averías en las bombas y otras partes del sistema de alimentación de combustible, la tesis propone realizar procesos de emulsificación que reducen su viscosidad y mejoran su miscibilidad con el combustible fósil, así como tratamiento de desoxigenación que permiten reducir el poder corrosivo del bioaceite, mejorar su estabilidad y reducir los compuestos oxigenados. Ambos procesos suponen una optimización importante para poder utilizar el bioaceite en las máquinas térmicas citadas con mayores garantías.

En la intervención final el presidente del Tribunal ,Eulogio Castro Galiano, valoró la excelencia del trabajo de investigación realizado y su posterior aplicación práctica, y animó al teniente Gutiérrez Bravo a continuar con investigaciones en este campo. También valoró de manera muy especial la implicación de la Academia Básica del Aire en la colaboración con las universidades de León y Extremadura en la investigación de biocombustibles. Siendo de Jaén, apreció especialmente el aprovechamiento de los residuos de aceitunas en la elaboración de biocombustibles.

Hay que destacar finalmente el apoyo que esta investigación ha recibido por parte del ejército español, lo que se puso de manifiesto por la presencia en al acto del Coronel Jefe Director de la Academia Básica del Aire (ABA) Juan Antonio Ballesta Miñarro, del Teniente Coronel Jefe de Estudios, Carlos Enrique Doménech Salvador, y del Comandante Jefe del Departamento de Técnicas de Mantenimiento Aeroespacial, José María Sevillano Martínez, que coincidieron en expresar su satisfacción por el desarrollo de este trabajo, que puede aportar notables beneficios para toda la sociedad.

(Imágenes:     1.- Javier Gutiérrez Bravo posa con la tutora y los codirectores de su tesis doctoral, y varios mandos del ejército del aire que acudieron al acto de su lectura y defensa    2.- Javier Gutiérrez en un momento de su intervención    3.- Los tres integrantes del tribunal que juzgó la tesis: Presidente, Eulogio Castro Galiano, de la Universidad de Jaén, Vocal: José María Sánchez Hervás, de CIEMAT (Centro de Investigaciones Energéticas, Medioambientales y Tecnológicas), y Secretario: Luis Fernando Calvo Prieto, ULE).